Imprimir  

Blogs Detail

España Blog

En Dale Carnegie España hacemos hincapié en la práctica de los principios y procesos, a través del diseño de programas que proveen a las personas del conocimiento, las habilidades y la práctica que necesitan para añadir valor a sus profesiones y empresas. Conectamos soluciones de probada eficacia con retos del mundo real. Dale Carnegie es reconocida como líder internacional gracias a su metodología única que consigue hacer aflorar lo mejor de cada persona.

 

5 citas de Dale Carnegie imprescindibles para empresarios

El valor más preciado de las organizaciones es el talento. Las personas son un factor clave de diferenciación y, en consecuencia, han de estar en el centro de cualquier política de desarrollo empresarial.

En la era del conocimiento, cada vez más tareas pueden ser automatizadas y llevadas a cabo por robots pero, de momento, el talento, la creatividad y la actitud continuarán siendo un capital humano insustituible.

Las personas, el motor de las empresas exitosas

#1. “Al tratar con personas, recuerda que no estas tratando con criaturas lógicas, sino con criaturas emocionales.”

A veces, nos perdemos en argumentos basados en la razón y en la lógica para convencer o vender. Nos olvidamos de que llegando al corazón de las personas es cómo nos las ganamos, y sólo conectando con sus emociones podemos abrir ese valioso canal de comunicación. Romper las barreras emocionales, apelar a nuestro lado más humano y aprovechar la inteligencia emocional son recursos clave para lograr que los demás saquen lo mejor de sí mismos.

#2. “Las acciones dicen más que las palabras, y una sonrisa expresa: ‘Me gustas. Me haces feliz. Me alegro de verte.”

Una sonrisa abre las puertas de las relaciones personales. Con una sonrisa nos aseguramos el hecho de comenzar una relación con buen pie y animamos a la otra persona a comunicarse con nosotros. Es sencillo y aplicable desde este mismo momento. Es universal: funciona en cualquier lugar del planeta. Es efectivo casi en el 100 por cien de las ocasiones y no cuesta dinero. ¿Qué ocurre entonces? ¿Por qué somos tan parcos a la hora de emplearlo? Ser amable no es sinónimo de ser débil. Recordémoslo.

#3. “Preocúpate más por tu carácter que por tu reputación. Tu carácter es lo que realmente eres, mientras que tu reputación es simplemente lo que los demás creen que eres.”

Lo que yo soy, puedo modificarlo. Lo que yo hago, sólo depende de mí. Cómo yo me muestro, lo elijo yo y nadie más. Por lo tanto, el desarrollo personal debe partir del interior de cada persona, de nuestros valores y de nuestros retos de mejora. Lo demás vendrá por añadidura. En el fondo, lo que piensen los demás es algo que no debe influir en nuestros objetivos personales. Sencillamente, porque podemos influir en ello, pero no podemos cambiarlo.

#4. “La mayoría de las cosas importantes en el mundo han sido realizadas por personas que lo han seguido intentando aun cuando parecía no haber ninguna esperanza.”

El tesón, la perseverancia y la resiliencia son cualidades indiscutibles para triunfar. Creer en nosotros mismos, en nuestra propia valía nos hace fuertes y nos empuja a avanzar. Muchas veces, la diferencia entre una persona y otra tan sólo se centra en esta virtud, la de la constancia. El camino para llegar al éxito es, con frecuencia, sinuoso. La capacidad para mantener alta la motivación y el entusiasmo son factores clave para no abandonar. ¿Y si ya sólo nos queda un paso más para llegar?

#5. "La persona exitosa se beneficiará de sus errores y volverá a intentarlo de otra manera."

Probar, probar y probar. El miedo sólo paraliza y no aporta crecimiento. Para aprender, hay que equivocarse. Para avanzar, a veces hay que retroceder. Y ésa es la forma en qué piensan los empresarios de éxito. No se dejan vencer por el miedo al fracaso, se equivocan y lo intentan de una nueva forma. Hasta que lo consiguen. Las oportunidades se muestran a quienes las saben reconocer. La experiencia no es una ciencia infusa. Las ideas sin acción, el pensar sin el hacer no lleva a ningún lugar.

Dale Carnegie es inspirador

Los principios de Dale Carnegie han inspirado a muchos empresarios. Su aplicación práctica nos guía para romper barreras en áreas como la venta, el liderazgo y las relaciones con las personas.

Pregúntanos y te explicaremos cómo Dale Carnegie puede ayudarte a crecer, como persona y como empresario.

Comentarios (0)

 

Motivar al talento millennial en las empresas

Son tres generaciones de trabajadores las que conviven en las empresas: los Baby Boomers, la Generación X y los Millennials. Uno de los mayores retos para los departamentos de recursos humanos en las empresas de hoy en día es la atracción y motivación del talento millennial.

Esta generación funciona con unas reglas de juego propias. Sus creencias y su comportamiento nada tienen que ver con los de generaciones anteriores y, este hecho provoca, con frecuencia, incomprensión.

Las empresas valoran a sus colaboradores por su implicación, responsabilidad y capacidad de trabajar en equipo. Cada vez más se tiene en cuenta la actitud de la persona por encima de sus conocimientos técnicos, puesto que este saber es algo que se puede aprender. Se buscan cada vez más personas entusiastas, buenas comunicadoras, trabajadoras y honestas.

Buenos jefes, buenos líderes

Para que el talento esté motivado y comprometido se necesitan buenos líderes en las empresas, no sólo en la dirección general, sino también en los mandos intermedios. El liderazgo y la autoridad, como sabemos, no vienen dados por un cargo. Dependen de la capacidad del directivo para guiar y acompañar a las personas de su equipo hacia la consecución exitosa de los objetivos: los del equipo en general y los de la persona, en particular.

Si bien todas las generaciones necesitan buenos líderes, en el caso de los millennials este punto resulta especialmente importante. Los millennials son personas jóvenes, inquietas, que valoran la flexibilidad y el aprendizaje continuo en el trabajo. Personas que no se conforman con un horario, un sueldo y un puesto seguro.

El trabajo es una parcela integrada en su vida: la separación clásica entre vida personal y vida laboral se diluye para conformar un todo único que se retroalimenta. Por ejemplo, para los millennials es perfectamente normal poder hacer un viaje de placer en días laborables. A su vez, reclaman poder trabajar desde casa y ser evaluados por sus resultados, no por su permanencia en la oficina con un horario fijo.

El entusiasmo de los millennials y su conocimiento tecnológico los hace especialmente apetecibles y talentosos. Las empresas dirigidas por personas de otras generaciones se ven con el reto de comprender sus necesidades y sus metas para conectar con ellos y contar con su apoyo.

Comunicación: pieza clave en el engranaje

Los millennials esperan de sus jefes retroalimentación, reconocimiento y colaboración. En este punto, el consejo de Dale Carnegie resulta especialmente certero: 'Elogia todo progreso, pequeño o grande, sé espléndido en el reconocimiento’.

Para el talento millennial, no hay exceso de información. Esta generación tecnológica está acostumbrada a manejar un montón de cuestiones a la vez, a la multitarea, a tener y mantener varios frentes abiertos.

Su continua búsqueda de nuevas experiencias les hace pensar en cambiar rápidamente de empresa. Permanecer tres años en la misma compañía es mucho tiempo para ellos. De ahí, la necesidad de una transformación integral en la mentalidad de los directivos; de ahí el reto de poner en marcha nuevas maneras de hacer las cosas, más identificadas con los hábitos y la idiosincrasia de estos perfiles.

Se habla mucho de 'empresas felices', de empresas donde las personas desean realmente trabajar en ellas, dedicarles su tiempo, energía y conocimientos. En estos momentos, las empresas deben ser capaces de atraer el mejor talento para ser competitivas. Hoy el 'employer branding' está ya en boca de todos.

Las empresas ya no sólo deben ocuparse del posicionamiento de su marca enfocado a sus clientes, sino también deben hacerlo con miras a la captación de talento. Las redes sociales e internet permiten obtener información de todo tipo acerca de las marcas, y las personas somos cada vez más críticos con ellas.

Los millennials quieren trabajar con empresas que defienden valores como la sostenibilidad, la responsabilidad social, la integración de la diversidad. Y que lo hacen de forma auténtica. Las ‘empresas felices’ incorporan estos valores en su ADN. Beneficios sociales muy apreciados por los millennials son la comida saludable, el ejercicio regular y el tiempo libre.

Entrenamiento en habilidades Dale Carnegie Training

Los programas Dale Carnegie son ideales para entrenar habilidades de liderazgo y comunicación, dirigidos a directivos, pero también a colaboradores y empleados.

Los resultados de estos entrenamientos son espectaculares, por eso ya son más de 8 millones los graduados en más de 80 países. Sólo las empresas que sepan adaptarse y transformar sus estructuras y su mentalidad podrán continuar compitiendo en un mercado cambiante y global. Pregúntanos y te informaremos sobre nuestros exitosos programas. 

Comentarios (0)

 

Buenos hábitos para estimular la creatividad

La creatividad necesita de unos espacios personales para poder fluir. Esto significa que ‘el no hacer’ es tan importante o más que ‘el hacer’ para generar ideas creativas.

Vivimos en una sociedad en la que se valora la actividad frenética, intensa. Se mide la productividad de las personas a partir de la cantidad de cosas que son capaces de hacer.

El estrés, el exceso de preocupaciones y una ineficiente gestión del tiempo son factores que juegan en contra de nuestra creatividad. ¿Cómo podemos hacerles frente para ser más creativos?

#1. Aprende a relajarte

La meditación y un estado de atención plena, en el presente, aquí y ahora, nos ayudan a hacer aflorar nuevas ideas. Nos encontramos en un estado de paz y equilibrio que nos desbloquea y nos libra de pensamientos negativos y limitantes.

Muchas personas meditan y se relajan dando las gracias por lo que reciben día a día de la vida. Hacer una lista de las cosas positivas que nos ocurren puede ser de ayuda en momentos bajos. Consultarla cuando no estamos tan bien, nos levantará el ánimo.

‘Sé agradecido con lo que tienes, minimiza tus problemas.’ ─Dale Carnegie

#2. Descansa antes de agotarte

El descanso nos provee de equilibrio físico y psicológico. Si apuramos y trabajamos demasiado nos sentiremos exhaustos y no nos recuperaremos de la manera adecuada.

La creatividad necesita de una mente tranquila, descansada, abierta a ideas que van y vienen. Tengamos también en cuenta cuáles son las mejores horas para descansar, conozcámonos y averigüemos cuál es nuestro ritmo circadiano para aprovechar el mejor horario de descanso. No todas las personas descansamos de la misma manera.

#3. Da un paseo, haz ejercicio.

El ejercicio físico nos ayuda a desbloquear el pensamiento. Es también una forma de meditar. Cuando nos concentramos en la acción, en los movimientos de nuestro cuerpo, trasladamos la atención a otro lugar distinto y nuestra mente se despeja.

En general, hacer ejercicio nos ayuda a ser más creativos. Es por el aumento de sangre en circulación y el flujo de oxígeno al cerebro, y por la liberación de endorfinas que apoyan el buen humor y la salud. También puede servir hacer yoga o bailar, ya que una música bien escogida nos eleva el ánimo.

#4. Mantén tu espacio de trabajo en orden

La armonía en los espacios que nos rodean y, en especial, en el trabajo es esencial para mantener unos buenos niveles de concentración. Además, el orden nos transmite una sensación de paz. La luz natural es, para muchas personas, otro factor importante para gozar de un entorno favorecedor de la creatividad.

‘Limpia tu mesa de papeles que no estén relacionados con el trabajo que estés realizando’. ─Dale Carnegie

#5. Pon entusiasmo en lo que haces

El entusiasmo genera motivación, y la motivación es clave para la creatividad. Cuando nos implicamos a fondo en las tareas, el resultado suele ser espectacular. La implicación necesita del entusiasmo, de poner ganas y energía a lo que estamos haciendo.

La actitud positiva, el creer que somos nosotros quienes construimos nuestra realidad nos potencia la creatividad. Sale a relucir lo mejor de nosotros mismos.   

‘La gente rara vez tiene éxito, a menos que se divierta con lo que hace.’ ─Dale Carnegie

#6. Conecta con los demás

Las personas que nos rodean son ejemplos para nosotros. Escuchar lo que dicen otras personas nos ayudará a obtener nuevos puntos de vista, a vislumbrar soluciones nuevas a los problemas de siempre, a adoptar una posición más crítica sobre nuestras propias ideas.

Si queremos realmente innovar, no podemos quedarnos con la primera idea. Si realmente deseamos aportar visiones nuevas, una relación fluida con personas que admiramos y líderes brillantes nos dará una gran ventaja para ser más creativos.

#7. Si hoy fuera el último día de tu vida…

Recordemos la famosa reflexión de Steve Jobs en 2005, en su discurso en la Universidad de Stanford: “Durante los últimos 33 años de mi vida, me he mirado al espejo cada mañana y me he preguntado a mí mismo: 'si hoy fuera el último día de mi vida, ¿me gustaría hacer lo que voy a hacer hoy?' Cuando la respuesta ha sido ‘no’ demasiados días consecutivos, he sabido que tenía que cambiar algo. Recordar que pronto habré fallecido es la herramienta más importante que jamás he encontrado para tomar las grandes decisiones de mi vida”.

Desarrolla tus habilidades con Dale Carnegie

Hoy es el mejor día de tu vida para tomar la decisión de mejorarte a ti mismo, de regalarte el desarrollo de unas habilidades que te van a beneficiar el resto de tu vida, en lo profesional y en lo personal. Llámanos y te explicamos cómo.

Comentarios (0)

 

Habilidades para un buen liderazgo

Dirigir y liderar no son, para nada, lo mismo. Dirigir personas desde un determinado cargo en una empresa es algo muy distinto a ganarse la autoridad del grupo.

Liderar equipos requiere saber crear cohesión entre sus miembros y hacerlos avanzar por convicción que no, por dirección, en el sentido de los objetivos y la visión de la empresa. Un auténtico líder no dirige, sino que inspira.

Un líder se define como aquella persona a quien los demás deciden seguir, se dejan guiar hacia un propósito común. La autoridad del líder le viene dada: el líder no lo es porque él quiera serlo sino porque los demás lo aceptan como tal.

El carácter necesario para ejercer un liderazgo efectivo se desarrolla y se fomenta, se aprende y se entrena con la práctica.

Dale Carnegie, que es uno de los autores más reconocidos en la literatura empresarial, afirmaba con contundencia que ‘las cualidades necesarias para lograr el éxito son: un entusiasmo fervoroso respaldado por la tenacidad de una mula’.

Las 10 cualidades más importantes de un líder

El liderazgo es una habilidad que acompaña al éxito a la hora de emprender proyectos y tirar adelante empresas.

Muchas son las cualidades que definen a un buen líder, sin embargo destacamos algunas especialmente relevantes para el entorno empresarial:

#1. Habilidades sociales y de comunicación. Aptitud para conectar con las personas, practicar la escucha activa y transmitir el mensaje de forma directa y clara.

#2. Disposición a delegar y a guiar a otras personas, a esperar lo mejor de cada una de ellas y a hacer aflorar lo mejor de sí mismas.

#3. Capacidad de servir a los demás y generosidad para compartir el conocimiento y la experiencia propios.

#4. Humildad para reconocer los propios errores, aprender de ellos y rectificar.

#5. Convicción e integridad a la hora de tomar decisiones, además de un firme compromiso para cumplir con los objetivos y llegar hasta el final.

#6. Discernimiento para saber detectar oportunidades y encontrar soluciones efectivas, a la vez que decisión para tomar las riendas, asumir la responsabilidad y enfrentar los problemas.

#7. Coraje para innovar, para salir de la zona de confort y vivir nuevas experiencias, probar cosas nuevas o hacer las de siempre de una manera distinta.

#8. Compromiso e implicación, unido a una alta responsabilidad, para ir un paso más allá con la acción.

#9. Iniciativa y pasión por el trabajo, unidas a la fuerza de voluntad y autodisciplina como claves para la superación.

#10. Visión estratégica para sintonizar con los deseos y necesidades de los clientes, a la vez que saber marcar tendencias y para avanzarse a los competidores.

Las compañías punteras están lideradas por personas que reúnen muchas de estas habilidades. Gracias a ello y junto a una visión de largo alcance, las ha llevado al triunfo y a lo que es más difícil: lograr mantenerse en él.

Los directivos y altos cargos gozarán de mayores posibilidades de éxito cuanto más desarrolladas tengan sus capacidades de liderazgo.

El buen líder es aquél que día tras día consigue guiar de forma natural y entusiasta a toda la empresa por el camino que lleva a la visión, aquél que impulsa a los demás a actuar en la dirección correcta.

Formación en habilidades de liderazgo

Dale Carnegie forma a las personas y a los equipos en habilidades de liderazgo. Los programas in company y en abierto permiten entrenar y desarrollar estas habilidades basadas en la comunicación y en las relaciones con los demás.

Si deseas más información, descárgate esta guía gratuita 'Guía de Coaching para el Liderazgo' o contacta con nosotros.

Comentarios (0)

 
 
 

Rambla de Catalunya 62, 2-2 B, Barcelona, 08007, ES
P:+34 93 496 00 00

Síguenos en

 
© 2017 Dale Carnegie & Associates, Inc.. Todos los derechos reservados.
Diseño y desarrollo de la página web de Americaneagle.com