Imprimir  

Blogs Detail

España Blog

En Dale Carnegie España hacemos hincapié en la práctica de los principios y procesos, a través del diseño de programas que proveen a las personas del conocimiento, las habilidades y la práctica que necesitan para añadir valor a sus profesiones y empresas. Conectamos soluciones de probada eficacia con retos del mundo real. Dale Carnegie es reconocida como líder internacional gracias a su metodología única que consigue hacer aflorar lo mejor de cada persona.

 

Hablar en público con confianza

Hablar bien en público requiere de un buen entrenamiento, pero también de una gran honestidad y de saber conectar con nuestras emociones desde nuestro interior. Construir nuestra autoconfianza es un paso previo fundamental para poder expresarnos con soltura y naturalidad, de forma abierta y sin temores.

Es mucha la oferta de cursos y formación en habilidades de oratoria que hay en el mercado. Sin embargo, aprender a utilizar las herramientas no es suficiente. Por eso, los programas Dale Carnegie van más allá y parten de la construcción de una autoconfianza, necesaria para brillar como oradores o ponentes.

Algunas de las cuestiones a tener en cuenta y que nos ayudarán a realizar una mejor presentación o ponencia, son las siguientes. Sin embargo, sólo con el hecho de trabajar previamente en nosotros mismos para hacer aflorar nuestro auténtico potencial, será posible transmitir un mensaje creíble y potente.

Consejos para una mejor presentación

#1. Preparación y ensayo

Las presentaciones en público que mejor funcionan son las que mejor se han preparado. Y ello significa haberles dedicado unas cuantas horas de trabajo. Aunque nos parezca que determinados oradores saben improvisar, incluso esas aparentes improvisaciones han sido ensayadas previamente. Teniendo en cuenta esta premisa nos aseguramos buena parte del éxito. 

#2. Buen uso de las pausas y de los silencios

Las pausas y los silencios sirven para tomar mayor control del discurso. Crean sensación de expectativa ante lo que se va a decir y ayudan a reforzar el mensaje para que se tenga en cuenta en su debida importancia. Ayudan a dar más autoridad al emisor y transmiten confianza a la audiencia. Por si fuera poco, bien empleadas, las pausas dan tiempo a que el público integre el contenido y comprenda bien el significado de lo que el orador está transmitiendo.

#3. Poner las emociones a nuestro favor

Reconectar con nuestro interior y poner a trabajar las emociones en nuestro favor nos ayudará a sintonizar con el público. Ser honestos con nosotros mismos y con los demás es el camino más efectivo para llegar a nuestros oyentes. La empatía, la asertividad, la humildad y la generosidad son grandes aliadas. Dale Carnegie afirmaba que las personas ‘somos criaturas emocionales’, más que seres basados en la lógica.

#4. Conocer a nuestra audiencia

Conocer a nuestra audiencia antes de dar una charla, nos ayudará a enfocarla mejor. Podremos averiguar qué esperan de nosotros, qué contenidos les interesan, qué dudas, preocupaciones o necesidades tienen. De ese modo, podremos dar respuesta a sus inquietudes y haremos de nuestra ponencia algo útil, interesante y motivante.

#5. Práctica, práctica y práctica

El ‘cómo’ y no sólo el ‘qué’ es importante en una charla. A veces, incluso más. Por eso, ensayar y practicar nos dará las habilidades para hacer de nuestra charla una ponencia amena e interesante incluso aunque el tema no sea completamente nuevo. Una nueva manera de explicar algo ya conocido es también una forma de hacer comprender el mensaje desde un nuevo punto de vista. El cómo aporta riqueza a una ponencia.

Practicar mucho nos permitirá también alinear nuestra gestualidad con nuestro mensaje hablado.

Recordemos lo que decía el prestigioso psicólogo Albert Mehrabian, quien afirmaba que el lenguaje verbal sólo un 7 por ciento en la comunicación de emociones y sentimientos. En cambio, un 38 por ciento de la comunicación corresponde al lenguaje paraverbal o vocal (entonación, proyección, timbre, tono, énfasis, pausas, ritmo); y el 55 por ciento restante al lenguaje corporal (gestos, posturas, mirada, movimiento de los ojos, respiración).

La importancia de los elementos no verbales sobre los verbales aumenta cuando son incongruentes entre ellos. No hay nada menos creíble que una charla cuyo contenido no se vea reforzado por nuestro lenguaje corporal. Los gestos conectan con nuestro inconsciente. De forma intuitiva captamos que algo falla, que algo no encaja y desconfiamos del mensaje y de la persona que lo emite.

Programas Dale Carnegie de oratoria

Te invitamos a una de nuestras presentaciones. Te darás cuenta por qué el entrenamiento Dale Carnegie es líder mundial en formación de habilidades para hablar en público. Si quieres mejorar tu autoconfianza y dar un paso adelante en este reto, llámanos.

Si te interesa profundizar más en el tema de la oratoria, descarga gratuitamente nuestra guía:

'Presentaciones Eficaces: aprende a hablar en público'Speaking-Effectively---600

Comentarios (0)

 

Empleados felices hacen empresas rentables

Las personas dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo al trabajo. Cuando nos sentimos emocionalmente implicadas con la labor que desarrollamos y la empresa a la que damos servicio, se nota en los resultados.

La productividad de una empresa y, por tanto, su rentabilidad se relacionan de forma directa al compromiso e implicación que tienen sus empleados. Cuando los empleados ‘sienten los colores’ de la empresa, trabajan motivados, dan lo mejor de sí mismos.

Esta actitud y esta implicación la transmiten a los diferentes stakeholders con quienes se relacionan, ya sean proveedores, colaboradores, clientes o socios de la empresa. Hacen todo lo que está a su alcance para que la empresa tenga éxito. 

Son varios los parámetros que mejoran sustancialmente ante este panorama de ‘empleados felices’:

1. Mayor rentabilidad.

Empleados felices y comprometidos con el éxito de la empresa hacen posible lo imposible. Las personas y los equipos son el motor de las empresas. Quedaron atrás las épocas en que triunfaba el liderazgo directivo de los jefes, ahora el liderazgo se basa en el ejemplo, en la confianza y en la inspiración, no en el despotismo.

2. Menor rotación.

Está claro que si las personas desarrollan su trabajo de forma satisfactoria, están a gusto con sus jefes, con sus compañeros y con las tareas asignadas será muy, pero que muy difícil que se planteen cambiar de empresa. El sueldo es importante, pero no es el único factor decisorio. Cuando los ingresos son razonables y justos, hay otros factores que toman la delantera, por ejemplo, el reconocimiento.

‘Elogia todo progreso, pequeño o grande. Sé espléndido en el reconocimiento’.  ─Dale Carnegie

3. Más innovación.

Los empleados felices están más abiertos a los cambios, a adoptar nuevos protocolos de trabajo y nuevas herramientas, a aprender. Y no sólo eso, están motivados a buscar maneras de mejorar el trabajo que hacen, con el consiguiente incremento en la productividad. Una actitud esencial para la innovación.

4. Mejor comunicación.

El vínculo estrecho con los compañeros y jefes, la implicación y la motivación por un trabajo bien realizado lleva a una comunicación fluida, productiva. El trabajo en equipo y la cooperación se ven reforzados. Es posible contar con equipos de trabajo de alto rendimiento, y destacarse así de los competidores. En muchos casos, estos empleados optarán por pasar sus horas después del trabajo con sus compañeros, aumentando así la lealtad para con la empresa.

5. Mayor compromiso.

Los empleados comprometidos continúan comprometidos incluso en períodos difíciles. La fidelidad de estas personas, cuando la situación se complica y en períodos de crisis, es muy superior a la media. El sentimiento de pertenencia es más estrecho y el ‘employer branding’, o lo que viene a ser la marca de la empresa como empleador, se ve reforzada.

6. Más clientes, más ventas.

El entusiasmo, la actitud positiva, la motivación por el trabajo bien hecho se contagian. Las relaciones con personas externas se ven enriquecidas por emociones positivas, por un magnetismo carismático que emana de cada una de las personas que forman parte de la empresa. Esta manera de encarar el trabajo diario repercute en una mayor satisfacción de los clientes.

7. Mejor talento.

Un buen posicionamiento de marca como ‘employer’ atraerá el mejor talento del mercado. Nuevos empleados talentosos y productivos entrarán en una rueda de alto compromiso, y así se irá retroalimentando el proceso. Los empleados felices en un mundo hiperconectado recomiendan sus empresas como lugares idóneos para trabajar.

Invertir en la felicidad de los empleados es invertir en la empresa

Porque el compromiso de los empleados es uno de los ingredientes clave en el éxito y la rentabilidad de las empresas, los programas Dale Carnegie triunfan en todo el mundo. Son entrenamientos en habilidades centrados en las personas, que trabajan la comunicación, el liderazgo y las relaciones interpersonales.

Pregúntanos. Más de 8 millones de personas graduadas en todo el mundo están ya disfrutando de este conocimiento. 

Comentarios (0)

 

Equipos eficaces: Google revela su secreto

Tras leer este post ‘Effective Teams: Google Reveals Their Secret’ publicado en el blog de Dale Carnegie Training en los Estados Unidos, nos ha parecido interesante compartir su contenido también aquí, en España.

Google revela el secreto a los equipos eficaces... ¡y no es lo que piensas!

Según versa un artículo de la Harvard Business Review en su número de febrero, el tiempo dedicado en las empresas a la colaboración y al trabajo en equipo por parte de directivos y empleados se ha incrementado en un 50 por ciento o más en las últimas dos décadas. Así, la pregunta “¿cómo podemos crear equipos eficaces y productivos de forma consistente en nuestra empresa?” cada vez adquiere más sentido y requiere de una respuesta urgente y útil.

El trabajo en equipo aporta enormes ventajas: decisiones más acertadas, mayores niveles de innovación y compromiso… ¡cuando los equipos funcionan bien! Pero, ¿cuál es el secreto de un equipo de alto rendimiento? ¿Por qué cuesta tanto conseguirlo?

El artículo del New York Times “What Google Learned in its Quest to Build the Perfect Team” nos desvela buena parte del secreto de Google para construir “el equipo perfecto”. Se esbozan los resultados de un amplio proyecto interno que Google inició hace cuatro años para estudiar e identificar los factores clave que hacen que los mejores equipos tengan éxito.

En 2012, el departamento de analítica de recursos humanos de Google contrató a los estadistas, sociólogos e ingenieros más brillantes con el propósito de estudiarlo. Cruzaron los hallazgos obtenidos en investigaciones académicas con el big data que tanto caracteriza y por el cual esta compañía tecnológica es líder. En un principio no encontraron patrones recurrentes que pudieran predecir qué equipos funcionarían o no a alto rendimiento. ¿Intereses compartidos o experiencia previa? No. ¿Preferencias por los mismos tipos de recompensas? Tampoco. ¿Tipos de personalidad similares? Irrelevante.

Tras analizar los datos proporcionados por más de 180 equipos de equipos de trabajo en Google, los investigadores seguían perplejos. Se les ocurrió comenzar a observar las ‘normas de funcionamiento’ de los grupos en los equipos exitosos. Las normas son un conjunto informal, a menudo tácito, de reglas que rigen los comportamientos individuales en un grupo.

Y acertaron el camino. Por aquí encontraron un elemento diferenciador clave en el éxito o fracaso de un equipo. Aun así, tras continuar estudiando a más de un centenar de equipos durante otro año, los patrones sugerían respuestas, a veces, contradictorias.

La equidad y la empatía, factores clave.

Al final, la investigación confirmó una serie de elementos importantes para el éxito del equipo, que incluían desde el hecho de establecer objetivos claros hasta construir fiabilidad en el grupo. Sin embargo, el factor que se detectó como clave fue el de la presencia o ausencia de seguridad psicológica, factor que determina si un equipo prosperará exitosamente o no.

Ahora ya sabemos lo que es realmente importante: establecer un ambiente dentro de cada equipo que permita que cada uno de sus miembros se sienta seguro.

¿Cómo lograrlo? Según los investigadores son dos los comportamientos clave de un grupo los que proveen de seguridad psicológica a sus componentes: por un lado, facilitar la participación de cada miembro de forma equitativa y, por el otro, fomentar la empatía entre ellos. No son ideas nuevas, pero su implementación correcta supone un reto.

Durante décadas, Dale Carnegie Training ha estado ayudando a profesionales y directivos a aprender y convertirse en expertos en habilidades interpersonales.

Os apuntamos aquí sólo tres de los principios clásicos de Dale Carnegie, tres principios que pueden ayudar a establecer la seguridad psicológica en cualquier equipo:

#1. Dejemos que los demás hablen más que nosotros.

Todos hemos participado en equipos en los cuales no hemos podido ni abrir boca. Una persona o un pequeño grupo han monopolizado la conversación de tal forma que ha resultado imposible intervenir. Que los miembros de un equipo aprendan a ser buenos oyentes resulta esencial para el buen funcionamiento del grupo, ya que estimula las contribuciones de todos ellos.

#2. No critiquemos, no juzguemos, no nos quejemos.

Para sentirnos psicológicamente seguros, necesitamos sentirnos libres de compartir ideas y pensamientos sin temor a recriminaciones. Los equipos cuyos miembros son capaces de evitar la tendencia natural a señalar los errores de los demás o atacar los puntos de vista divergentes ya tienen un gran paso dado en la creación de un entorno seguro, que ayude a sacar lo mejor de todos.

#3. Tratemos, con honestidad, de ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona.

La formación de un equipo lleva consigo un objetivo esencial: el de aprovechar la superior capacidad intelectual del grupo frente a la que pueda tener un individuo en solitario, por muy inteligente que sea. Sin embargo, sin una verdadera empatía por el punto de vista de la otra persona, puede ocurrir que se pierda la esencia. Los miembros del equipo pueden dejar de expresar su opinión porque pierden su seguridad psicológica y no se sienten comprendidos. La empatía por el punto de vista de la otra persona resulta crucial.

Fomentar una fructífera comunicación interpersonal en el lugar de trabajo no es una cuestión simple. Google, con su investigación, ha puesto de manifiesto y ha reforzado la transcendencia que tiene para toda empresa que crea en el trabajo en equipo.

Entrenamiento Dale Carnegie

Para fortalecer estas habilidades críticas y crear equipos más efectivos en tu empresa, el programa Dale Carnegie de Liderazgo Personal, Comunicación y Relaciones Interpersonales es ideal. Si deseas más información, estamos encantados de atenderte.

 

Comentarios (0)

 

‘Cómo ganar amigos’, lectura recomendada para este verano

Uno de los libros más vendidos de la historia es ‘Cómo ganar amigos’ de Dale Carnegie. Publicado en la década de los treinta del siglo pasado, lo han leído y releído decenas de millones de lectores en todo el mundo.

Los consejos y ejemplos que en él se recogen nos ilustran sobre cuáles son las claves para llevar una buena vida. Las relaciones personales de calidad y una comunicación bien enfocada con las demás personas constituyen la base del éxito personal y profesional. Dale Carnegie lo vislumbró en una época en que estas ideas resultaban rompedoras y atrevidas, hace más de cien años.

A veces nos resulta complicado comunicarnos, nos da la sensación de que los demás no nos comprenden y no nos damos cuenta que la solución se encuentra en nuestro interior. Si no logramos conectar para transmitir nuestro mensaje, deberemos cambiar nuestra sintonía.

Si creemos que la causa de nuestra infelicidad está fuera, continuaremos toda nuestra vida sin poder solucionarlo… sencillamente porque no está en nuestras manos. Una vez que nos damos cuenta de que esta creencia no tiene fundamento y movemos ficha nosotros, comenzamos a hacer las cosas de diferente forma y los resultados son otros. En nuestra vida, empiezan a ocurrir cosas nuevas, experiencias distintas.

Los 8 regalos del libro ‘Como ganar amigos’

#1. Salir de la rutina mental, concebir nuevas ideas, adquirir una nueva visión, descubrir nuevas ambiciones.

Este libro ‘despierta la mente’ y las ideas de sus lectores. Con esto, ¿qué queremos decir? Que su lectura nos abre nuevas perspectivas para ver la realidad de siempre de una forma completamente nueva. Es así como podemos transcender las experiencias que se nos repiten, romper con la rutina y comenzar a vivir de forma distinta. Así, aprendemos y nos desarrollamos, así nos abrimos a opciones para una vida mejor.

#2. Hacer amigos, rápida y fácilmente.

Es una forma de expresar que la lectura del libro nos facilitará las relaciones con los demás, que nos permitirá responder mejor ante situaciones en las que estén implicadas las personas. Por ejemplo, si necesitamos lograr la colaboración de alguien, trabajar un proyecto en equipo o realizar una venta. Nos ofrece recursos para ser más convincentes, más agradables, para aparecer como más interesantes a los ojos de los demás.

#3. Aumentar su popularidad.

Este objetivo está relacionado con el anterior y se vincula directamente con el desarrollo de las habilidades de liderazgo. Cuando conectamos con los demás, empatizamos con ellos y nos sienten cercanos, accesibles, nos convertimos en referentes. La popularidad bien enfocada va ligada a la influencia y ésta, a su vez, a la autoridad. Cuando tenemos autoridad, los demás nos escuchan, nos siguen. Al líder lo eligen las personas que deciden apoyarle y acompañarle en su camino. El carisma y la popularidad son habilidades que se pueden entrenar y desarrollar.

#4. Lograr que los demás piensen como usted.

En la venta en particular y en las relaciones personales en general, conseguir que los demás coincidan con nosotros en la forma de ver las cosas resulta esencial para estrechar vínculos. Conseguir convencer y que la persona crea, además, que la idea ha sido suya es un punto clave en los negocios. Acuerdos comerciales, alianzas estratégicas, negociaciones win win son retos diarios de profesionales y empresarios de todo tipo.

#5. Aumentar su influencia, su prestigio, su habilidad de lograr que las tareas se hagan.

Influencia y liderazgo, prestigio y reputación, que los demás deseen hacer lo que les pedimos que hagan. No es lo mismo dirigir que liderar. Liderar personas es acompañarlas en su desarrollo, es inspirarlas y motivarlas para que den lo máximo, para que lleguen lo más lejos posible en sus retos profesionales. El reconocimiento, el elogio honesto y sincero, basado en hechos y en evidencias son las fórmulas más eficaces para avanzar en proyectos de equipo de forma exitosa.

#6. Proceder bien ante las quejas, evitar discusiones, preservar sus relaciones humanas afables y agradables.

La mejor manera de gestionar una disputa o una discusión es evitándola. Dale Carnegie no estaba a favor de la confrontación abierta porque lo más habitual es que, como consecuencia, ambas partes salgan perdiendo. Las relaciones humanas llevadas de forma inteligente, construidas de forma positiva enriquecen; la negatividad, la actitud derrotista, la crítica, la queja no traen más que desgaste y son fuentes seguras de estrés.

#7. Convertirse en un mejor orador, en un conversador más jovial.

Comunicar bien a un auditorio no es tarea fácil. Quien domina las reglas de hablar bien en público tiene mucho ganado. Para ser una persona influyente, popular y con autoridad, ésta es una habilidad esencial. Más hoy en día. Las personas nos unimos a propuestas de personas alegres, joviales, a personas con las que disfrutamos de su compañía.

#8. Despertar entusiasmo entre sus asociados.

El entusiasmo es un motor, que mueve a las personas a la acción. Los buenos líderes lo saben y lo emplean de forma inteligente para lograr los objetivos propuestos. En una empresa, en la vida profesional y, en general, en cualquier ámbito, el entusiasmo se contagia y nos carga las pilas, nos empodera a iniciar proyectos, a superar retos.

Dale Carnegie y sus ejemplos de vida

Con la lectura de ‘Cómo ganar amigos’ obtenemos buenas ideas que nos ayudan en nuestra vida diaria. Son consejos fáciles de aplicar, sencillos de comprender que, muchas veces, por demasiado obvios pasamos por alto.

Además, con el entrenamiento en habilidades de Dale Carnegie integramos y concretamos estas ideas en el quehacer diario, de manera que podemos enfocar la vida de forma más saludable, más plena y más agradable para nosotros y las personas de nuestro entorno.

Contacta con nosotros y te lo explicamos. Septiembre es un buen momento para comenzar con nuevos proyectos. Más de 8 millones de personas en todo el mundo ya lo han vivido. ¡Felices vacaciones y feliz lectura!

Comentarios (0)

 
 
 
 

Rambla de Catalunya 62, 2-2 B, Barcelona, 08007, ES
P:+34 93 496 00 00

Síguenos en

 
© 2017 Dale Carnegie & Associates, Inc.. Todos los derechos reservados.
Diseño y desarrollo de la página web de Americaneagle.com